jueves, 12 de abril de 2012

Si algo puede salir mal, saldrá mal . Es la Ley de Murphy

 Todas las noches antes de irte a dormir te pones el despertador pero a la mañana siguiente no suena , gracias a que tu padre sube y  te despierta ,solo llegas una hora y media tarde al instituto . Piensas ,no pasa nada es la primera vez que me ocurre aparte de eso,  transcurre la mañana como un día normal  . Hasta que toca esa asignatura que se te atraviesa , como siempre  han mandado deberes , que por supuesto has hecho excepto algún ejercicio que no hay por donde pillarlo.
La profesora empieza a preguntar , todo tranquilo hasta que llega el turno pero te das cuenta que te los has olvidado en casa y justo te toca el ejercicio que no sabes y te quedas en blanco   .
Pero hay no acaba la cosa según ,dice la Ley de Murphy cuando parece que  ya nada puede ir peor,empeora. 
  
Toca el timbre para el recreo y como de costumbre vas al baño en el que hay una fila gigantesca , mientras te miras al espejo y ¡ horror! pareces un monstruo terrorífico, con esos granos que sobresalen de la frente , una morrera en el labio inferior y el pelo que parece un almiar , para el colmo empieza a llover y no te has traído paraguas ni tienes dinero para el bono bus . Así que , para la vuelta a casa no te queda otra alternativa que pegarte a los edificios e ir rápido cuando no hay ningún techo sobre ti . 
Ya estas muy cerca de casa por eso aceleras , no ha sido buena idea porque resbalas y te caes de culo con la mochila incluida , te levantas abres la puerrta por fin en casa .
Sonríe porque mañana puede ser peor
.


1 comentario:

  1. Muy bien primavera, me ha encantado esta entrada, sobre todo la ultima frase jaja, que razón tienes. Espero verte mas publicaciones pronto

    ResponderEliminar